"Trabajar la inteligencia emocional requiere creatividad" | Seminario Internacional de Educación Integral
 

 

Usted está aquí

Written by Anonymous (no verificado) Category:

El autor y formador Manuel Güell habla en entrevista sobre la importancia de que padres y maestros enseñen la inteligencia emocional a los niños.

Manuel Güell es autor de libros de educación, además de formador, consultor y coach de equipos. La inteligencia emocional es uno de los temas en los que se ha especializado y sobre él habla en una entrevista publicada en el blog Tiching.

El autor catalán comienza por definir el concepto de una manera sencilla. Inteligencia emocional es el diálogo entre la capacidad de razonar -propia de los humanos- con sus respuestas emocionales o instintivas, “que son el primer impulso que tenemos frente a las situaciones de la vida”.

Como buen coach, Güell está convencido de que la inteligencia emocional se puede y se debe entrenar, tanto en los niños como en los adultos. “Las respuestas emocionalmente inteligentes son fruto de un aprendizaje, pero también podemos trabajarlas siendo conscientes de qué respuestas son más útiles que otras. Desarrollar la capacidad emotiva es igual que desarrollar la lógica o las matemáticas”, señala.

El entrevistado señala tres fases necesarias de dicho entrenamiento:

  1. Ser conscientes de las emociones que nos producen determinadas situaciones o personas. Sólo así es posible cambiar las respuestas negativas.
  2. Analizar si la reacción al estímulo nos es útil. Si un niño se da cuenta de que pegar a otro porque no le presta un juguete no soluciona el problema, tendrá que buscar alternativas, señala Güell.
  3. Buscar dichas alternativas con flexibilidad y creatividad: “Cuanta más capacidad y rapidez de reacción tenemos ante situaciones adversas, más inteligentes emocionalmente somos”.

Aunque no es la regla general, muchas escuelas comienzan a reconocer la importancia de enseñar la inteligencia emocional desde edades tempranas, y la trabajan de manera consciente o inconsciente. Los resultados, según Güel, son muy positivos y evidentes, pues disminuyen los conflictos escolares y aumenta el bienestar de los alumnos.

“Hay que tener en cuenta que esto implica un entrenamiento y una educación emocional del profesorado”, advierte el autor. “Un profesor que sea inteligente emocional lo podrá transmitir con más facilidad”.

La inteligencia emocional, añade, “es una capacidad de respuesta individual”. De manera que todas las personas, ya sean padres, maestros, amigos o compañeros la aplican en mayor o menor medida en sus relaciones.

Fuente: Tiching.

Fundacion SM

 

Dirección: Magdalena 211, Colonia del Valle, Benito Juárez, 03100, Ciudad de México.

Teléfono: +52 (55) 10878421

Fax: +52 (55) 1087 8415

contacto@seminariointernacional.com.mx

fundacion-sm.org.mx

 

 

 

 

 

Facebook